sábado, 17 de octubre de 2009

SI LA COSA FUNCIONA


Esta última peli del, para mí genial Woody, me redime en cierto modo de haberme comido la reseña de la anterior: “Vicky, Cristina, Barcelona”. Para ser sincera (lo que suelo ser), me gustó más la anterior, aunque solo fuera por los escenarios: Barcelona y Oviedo.
Esta vez Woody vuelve a su pasado: Nueva York, traumas, sexo, religión, intelectualidad y ya sí que me pareció que vive de las rentas en cierto modo, solo en cierto, pues sigue siendo buen profesional y eso se nota (¿en qué se nota? = NPI, pero se nota). Cae en los topicazos de los que parece que huye: mujeres dulces y sanotas sexualmente, reprimidis que se destapan, comeduras de coco a tutiplen, la poderosa fuerza del azar (otra vez)...
No me reí, creo que hasta se me escapó algún bostezo, seguro que en unos meses la he olvidado totalmente, pero gastar esa hora y media o dos horas en ello fue mucho más productivo que quedarse en casa pegada a la caja ¿tonta o lista? zapeando.
Recomendable tal vez para incondicionales del genial W. A.
O para los que aún no le hayan descubierto.

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

me la apunto

trilceunlugar dijo...

a mi me gustó mucho. Ay en la escena del padre en el bar...lloré de la risa.
Un beso

ZenyZero dijo...

Woody..., me gustaba más antes. Me encantaron sus películas señeras, como Manhattan, Bananas y Todo lo que quiso saber sobre el sexo..., pero de las últimas salí un tanto decepcionado. Quizá porque por ser él se le exige más que a los demás.

De todas formas --es mi humilde opinión de un no cinéfilo-- creo que ha agotado el pozo del sarcasmo que le caracterizaba. Por lo demás, Nueva York, al igual que otras grandes ciudades cosmopolitas, se presta a lances surrealistas en cuanto que el cruce de culturas produce siempre un trasfondo irónico (son cosas mías). W Allen lo explotó hasta la saciedad, como buen neoyorkino. Al igual que hizo Groucho Marx, etc..., pero creo uno tiene que ir siempre más allá de lo que es para no bajar nunca de escalafón. Por otro lado, harto difícil.

Buen tío, un poco excéntrico, como corresponde a su genialidad.
Personalmente, no me jamaré el tarro por ver ninguna de sus últimas entregas. Prefiero "pegarme" por otros autores con trabajos más frescos y actuales.

Eso sí, siempre seré un incondicional de sus clásicos, como ya he dicho antes.

UN abrazo
Chuff!!

Isabel Huete dijo...

Es que a mí Woody me parece muy circular. No soy precisamente una fan suya...
Besitos, hermosa.

Adu dijo...

Pedrito: pos ves.
Trilce: no recuerdo la escena en cuestión.
A Ceni: MATCH POINT, ese es el nombre de la peli rodada en London que se basa en la poderosa fuerza del azar. Me encantó. Ahí Woody parecía que comenzaba una nueva etapa, pero no. CHUF.
Isi: pos no vayas, que no es obligatorio.
Besitos pa´tós y tós. Y buen finde.