sábado, 3 de octubre de 2009

¿Nos tuteamos o ustedeamos?

A propósito del tema de moda en cuestión educativa, hace poco comentaba con una compañera de trabajo el asunto del tuteo. Ambas estábamos de acuerdo en que el respeto no tiene nada que ver con el tratamiento formal que se le dé a la persona.
Recuerdo a mis dos mejores profesoras de bachillerato en el colegio de monjas –jesuitas, pero monjas al fin y al cabo-: Maribel, la de Historia del Arte y Maria Luisa, de Literatura; eran hermanas (… ¿casualidad?) De estilos bien distintos, ambas buenísimas, hasta el punto de que de los apuntes de “la Maribel” viví hasta 2º de Carrera inclusive. Maribel entró el primer día de clase dejando ese reguerillo de Eau de Rochas que la identificaba y, lo recuerdo como si fuera hoy, apoyándose en la pizarra y exhalando el humo de su cigarrillo nos espetó:

- Esto es una monarquía absoluta y yo soy el rey. Me llamo Maribel, por favor, llamadme por mi nombre y de tú.

De Maria Luisa no recuerdo su entrada pero sí alguna anécdota bonita (algún día contaré la de Bécquer). También nos pedía que la tuteáramos. Contaba tan bien las cosas que apenas hacía falta estudiarlo en casa, nos quedábamos con ello solamente de escucharla.
No he conocido profesores más respetados y admirados. Y no es que yo lo piense, es que estábamos de acuerdo todas las niñas de la clase. Porque cuando un profesor es bueno, no hace falta nada más: todo el alumnado lo sabe, y lo suele respetar (¿…o eso era sólo antes?)


Los dos años que me dediqué a la docencia, yo también pedía a mis chiquis, universitarios ya, que me llamaran de tú y por mi nombre. Algunis me decían eso de:
- Profesora, profesora...
Y a mí esas palabras me sonaban a música celestial.
Más en:

9 comentarios:

Isabel Huete dijo...

En mis años escolares nunca ninguna profe, monja o no, consintió que la llamáramos de tú, pero sí recuerdo, como tú, a las buenas y respetadas y a las malas y tomadas por el pito del sereno. En la Universidad la cosa del trato cambió pero en cuestión de respeto la cosa siguió igual. Yo creo que la mejor manera de que un profe sea respetado es que enseñe bien, que sepa explicar y que sepa escuchar; lo del tuteo o ustedeo no me parece importante.
Un besi mi niña.

Adu dijo...

Isa, porfi, no me digas eso de "mi niña" que me salen granos.
No sé si queda claro: ni Maribel ni Maria Luisa eran monjas; eran seglares, señoras y madres de familia numerosa. Mª Luisa se atrevió a explicarnos que lo de VOTA SÍ A LA PAZ DE FRANCO era una mentira, que no se votaba ni a la Paz ni a Franco, hasta ahí pudo llegar la mujer, que no es poco para los tiempos que corrían.
Besis tb.

Cris dijo...

Qué hermoso sería poder quedar en la memoria de mis alumnos de la manera que estas dos hermanas quedaron en la tuya!
Un saludo cariñoso

Isabel Huete dijo...

Bueno, mi ñoña, ya no te lo llamaré más... No vaya a ser que nos veamos en los tribunales por culpa de tus granos. Jajaja.
Besazos, PRESIOSA.

Marina dijo...

Hola mi niña. jajajajajja. Hola mi niña, mi niña bonita. Es que yo soy muy de Béjar, mi niña.
Y como soy profe y no sé si soy buena o mala, me voy a permitir hacer mutis por el foro....chao mi niña, te quiero mi niña...¡Ay coño, que no se te puede llamar mi niña! joerrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Lo siento mi niña, no lo volveré a hacer.... a menos que se me escape.

Un beso mi niña. Ja.

Marina dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA.

Primero. Sí, guapa sí, soy pelirroja y deslenguada por la gracia de Adulinda.

Segundo. Me da igual, yo sé que me quieres y es más... sé que te gusto jejejejeje.

Tercero. Estoy en ello y creo que será algo digno, bueno y sobre todo, fructifero... ¡Toma ya!

Miles de besos pa mi niña, mi niña chula.
Te quiero fea.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto: yo no quiero volver al usted. No hace falta. El respeto viene de otros lugares.

mojadopapel dijo...

El respeto no se impone,se gana, y esooooo es más dificiiiiiil.Tengo amigos maestros y dicen que hoy los niños no respetan nada,pero creo que esto no tiene nada que ver con el tuteo y el ustedeo, fallan otras cosas.

cuarentaydosymedio dijo...

Gracias por tus abrazos, te los devuelvo con calidez, con un respetuoso tuteo y con mucho cariño. Bien, las cosas están bien, siguen su curso... Solo que el comienzo de curso... Ufff.
Besazos.