jueves, 23 de julio de 2009

Crónicas de un pueblo (6).

En este pueblo... perdón: ciudad, también hay Corredera.
He tardado unos días en enterarme porque me suelo enterar tarde de las cosas, a pesar de que aquí, "Corredera” existe en el plano y tiene placa y encima vivo al lado, en una boca-calle.
Después de estar un rato sentada en una terracita de la Corredera, he llegado a la conclusión de que así se llama porque corre el aire que te ventila hasta el co… razón. Con lo bien que viene ventilar esas vísceras tan delicadas.

Me he acordado de la Corredera de Béjar, cuyo nombre ignoré hasta varios años después de pisarla a menudo. Yo iba calle Mayor arriba, calle Mayor abajo, jadeando en sus cuestas, sin saber que era la Corredera, y ahora que lo pienso un poco más, igual se llama así por lo de “correr”, o tal vez en cada ciudad se llame así por una razón distinta. Esto último estaría muy gracioso, digno de un original trabajo de tesina:

"Etimología variable de las Correderas".

Recuerdo a Sinda, lo que hubiera disfrutado ella con este comentario de hoy.

4 comentarios:

trilceunlugar dijo...

Qué bien se debe estar en esa Corredera al caer la tarde, con un buen libro o mejor, una buena compañía como la tuya.
Besos y sonrisas dulce Adu

Dnc dijo...

Pero entonces a qué se le llama "correderas"? a los soportales?? pero m´hijaaaa, si yo creo que eso es lo más famoso que tiene tu nueva ciudad -y mira que nunca estuve allí!-, a mí me recuerda mucho a Alcalá de Henares.
Bsitos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es curioso: nunca había buscado en el DRAE el significado de corredera. Y me he llevado sorpresas, entre ellas, que puede ser un lugar apropiado para el acoso y derribo de reses vacunas o una cucaracha. A veces hay una incitación a abrir el Diccionario y se descubren relatos en las acepciones.

Anónimo dijo...

Buenos días:

En mi Ciudad, Burgos, "la Corredera" eran: los Soportales de la Plaza Mayor.
Cuántos recuerdos, los días de lluvia, llenos de encuentros y miradas, en los paseos circulares. Domingos de vueltas y vueltas, buscando unos gestos y unos ojos.

Saludos Gelu