martes, 7 de julio de 2009

Crónicas de un pueblo (4).


DESHABITAR INSOMNIOS.
Anoche escuché las campanas de las tres, de las cuatro, de las cinco… En el hostal no tengo ese Internet para entrar en los blogs que me hacen de nana… Recordé el libro de Benedetti "Insomnios y duermevelas" que no tenía aquí, y luego el dedicado de José Luis Morante (*), lo cogí y me puse a ello. Reproduzco, sin su venia, con mi alerta, algunos fragmentos sueltos que me impresionaron especialmente:

INSOMNIO
...
Deshabitar insomnios
es difícil tarea
cada intento provoca deserción.
...
... Se define un color.

En él comienzas.
Porque no sé, mis labios te pronuncian.
...

IDENTIDAD

No sé nada de ti, pero me abosorbe

este juego inocente de modelar tu ser.

...

Me dormí no sé a qué hora, abrazada a mi sueños que quizá no lo son, no lo sé, pero llegué veinte minutos tarde al trabajo. No importa: no había llegado aún nadie de mi equipo.

Pienso dormir una siesta de esas que cuando despiertas recuerdas lo que has soñado, aunque es improbable: no me suelo acordar jamás del trabajo de mi subconsciente en fase Rem.

(NOTA: tampoco me acuerdo de otras muchas cosas que NO están en fase Rem, cosas de la edad).

(*) "La noche en blanco", premio de Poesía Hermanos Argensola 2005, de nada Mjdppl.

8 comentarios:

mojadopapel dijo...

También estuve releyendo como tú el libro de José Luis Morante,hay cosas que nos unen... el insomnio,el libro y su dedicatoria, su agradable conversación compartida. Ayyy!!! la siesta, se me caian los ojos por la carretera al volver de Sevilla, eso, no pude compartirlo, envidia me das.

Isabel Huete dijo...

Este Morantito es un lujo. Me alegro que te regalara el libro y que te sirviera para coger el sueño. Es una manera estupenda de pasar el tiempo antes de encamarse con Morfeo. :)
Besitos, mi niña.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Fue un placer conocerte en persona. Hay muchas cosas, en efecto, que NO se recuerdan. Simplemente, porque uno ya no está en edad de recordarlas.

cuarentaydosymedio dijo...

Si estás de noche despierta
y el sueño no quiere llegar
regálate tu preciosa sonrisa
y deja que el coro del bosque
te cante una nana al oído.
Hadas, Magos, Princesas y Duendes,
también hay elfos y gnomos,
Damas y Caballeros,
brujos listos y brujas buenas,
además de unicornios y dragones.
Todos a coro cantarán nanas
Mientras…
La esencia de mandrágora hará su efecto.
Y dormirás…
Y soñarás que en tu pueblo hay montañas.

Besos de bonitos sueños

Donce dijo...

No me nombres las campanas.... que bufo como una gata!!
(jeje)
Un besito -y un "me dais envidia" por lo del libro de Morante-

Marina dijo...

Adulina mi cielo, yo sé cantar nanas y las canto que te cag....., digo que te duermes por las patas pabajo.
muakakakakakakakaka

Marina dijo...

Oye enana que se me pasaba por lo alto o por lo bajo decirte que publiques ya, pero ya lo de Arturo que lo estamos deseanditooooooooo
Aquí o allí o en los dos laos con enlaces y todo eso.... Como diga la reina de los mares, ¡faltaría más!

Anónimo dijo...

Querida Guadalupe: en absoluto discutimos en Béjar; muy al contrario, percibí la sensatez de tus críticas y coincidimos en muchas cosas más. Yo también adoro a Benedetti y creo que la poesía es un refugio para adentrarnos en nostros mismos.
El encuentro me dejó lleno de sensaciones que, supongo, antes o después acabarán en una página.
Ojalá mi libro no te decepcione y tengamos la posibilidad de más encuentros; Béjar es un paisaje afectivo de primer orden. Besos


José Luis