miércoles, 17 de junio de 2009

Embrujo africano.

CAPÍTULO I: EL VIAJE.

Moja cogió el avión por los pelos. El guardia del control de seguridad se hizo un lío con su cinestesio, artilugio parecido a una escopeta con el que cazar colores, aromas y sabores, y la tuvo retenida más de media hora. Finalmente, comprendió sus explicaciones y la dejó pasar. Adu acompañaba a Malik hacia su tierra en viaje de misión SBQ para prospección de parcela.
El vuelo se desarrolló con normalidad y aterrizaron en Gambia, aeropuerto de Banjul, sanos y salvos.
La primera noche en el hotel, cenaron los tres una mariscada bestial por el equivalente en dalasis a diez euros. Después cantaron hasta desgañitarse y durmieron como benditos.
Al día siguiente partieron hacia la profundidad del África Negra en un jeep, abandonados a la suerte de su conductor, Abdulai, tan simpático como ignorante de las mínimas normas de seguridad vial. Abdulai era musulmán, tenía tres mujeres y quince hijos, lo que narraba con su amplia sonrisa y total naturalidad. La ruta recorría de Oeste a Este la orilla Norte del Río Gambia y en seguida empezó a cautivarles el paisaje. Al llegar a un punto muy próximo a la orilla, vieron toda la zona invadida por unos cocodrilos diminutos que les asustaron un poco, pero alguien dijo:
- Son los que se escaparon de los lacostes de Luis Felipe.
Y se tranquilizaron bastante pues si eran de tela, debían ser inofensivos.
El viaje les regaló polvo, mucho polvo, y una naturaleza digna de calendario. De vez en cuando, se divisaba algún poblado y sus habitantes, todos de un color de piel negro muy negro, y sonrientes; siempre sonreían, aunque tuvieran dolor de muelas. Ellas vestían trajes de colores muy alegres con pañuelos enroscados en sus cabezas.
Cerca ya de Sukuta, divisaron una aldea de una tribu de manjabos. Las mujeres andaban atareadas en las labores culinarias, los niños entretenidos con unos juegos de mesa sobre tablillas cerámicas (Malick aclaró: "mancalas", estarán jugando al owaré o al awalé). Los varones, en un claro aparte, bailaban ataviados con la misma ropa con la que nacemos.
Entonces, Moja y Adu se miraron con complicidad. Supieron en ese mismo instante que su sitio estaba allí.
Moja desistió de bajar su cinestesio, más que nada por lo aparatoso.
Adu le dijo a Malik:
- Malick, bonito, llégate hasta tu aldea y ves saludando a tu familia que yo me voy a hacer una excursión a pie con Moja por estas tierras – y Malik comprendió, y las dejó partir.

Sigue en Capítulo II: "La estancia"
http://manuelcasadiego.blogspot.com/2009/06/embrujo-africano-segunda-parte.html

8 comentarios:

cuarentaydosymedio dijo...

Yo no sé como va a acabar esto… Me temo lo peor… Habrá que continuar leyendo en el blog de Manolo… Me deja muy, pero que muy preocupado esta situación. No sé si África está reparada para recibir estas visitas… Sigamos leyendo.

Dnc dijo...

Pero mira que eres lianta! jajajajaja

bss

Isabel Huete dijo...

¡Cocodrilos te voy a echar yo a ti!
Si es ficción, está de puta madre contada; si es realidad, envidia me das.
Mañana voy a poner una foto en mi blog que os vais a partir de gusto Donce y tú. ¡Espero!
Besazos, cuentacuentadora.

Adu dijo...

Mis queridis: es todo ficción, salvo lo de los cocodrilos que es auténtico ;-)

Marina dijo...

Hola revoltosa. Ganas me han dado de continuar la historia... pero no no no, porque yo soy la prota y las protas que se precian se esperan a ver que les depara el destino...Bueno, va lo confieso, que algo la he seguido en el blog del Manolo... jooooo es que echaba de menos al mi hombre y claro, si le hubierais buscado una buena moza oriunda... ¿pero que mal pensada eres muher!, pa prepararle el café digo, que a él le gusta y yo le dejo.... medre mia si esque no puedo abrir la boca que todo se tergiversa o como se diga (ya sé que se dice así, joer, que soy de letras).

Que un beso guapa, que me he reido.

(Por cierto he estado y estoy pachucha o sólo chucha, pero que no sé si he vuelto o es sólo un respiro nocturno).

Un beso resalá.

Marina dijo...

¡Tanto ven, ven , ven y vengo y no me dices na?????????, pues me voy... ah, eso sí, la viga me la llevo yo sola, ¡Pa chula yo!

besosossos

Adu dijo...

MARINA: Pero nena, pelirroja, si te he dejado una confesión íntima en tu última entrada, cosa que no suelo hacer. Que te deseo que te pongas buena, más aún (es difícil... ¿¿¿eh???) Y es que la primera parte de esta gansada iba dedicada a Moja, que se ha quedado muda, aunque luego se coló Malick.
Besos días de domingo.

Adu dijo...

Hola he estado leyendo la entrada del blog q hablas de Gambia…. QUE GRAN PAIS… solo decirte q por lo que he leído estuviste con abdulai, el guía….

Si es así te invito q visites la pagina –red social q le he hecho para promocionarle así como para dar a conocer las diferentes ongs con sus proyectos en Gambia.

www.engambianoproblem.com


Un saludo.
David