lunes, 2 de febrero de 2009

De los GOYA y otros premios.

Mientras escribía estas líneas, "Pe" recogía su estatuilla y se la dedicaba a dos compañeros recientemente fallecidos que se negaron siempre a acudir a la entrega de premios (Rafael Azcona y Fernando Fernán Gómez). Ahora añado (es al día siguiente) que ésto no sale en las noticias, pero lo dijo, juro que lo escuché: dijo que ellos se negaban a ir a los GOYA. Y las noticias solo recogen lo de "le dedico este premio a dos compañeros..." ¿Ya no hay censura? ... Hay, al menos, auto-censura.
Ya sabemos que esta ceremonia es una copia a lo barato de los Oscars de Hollywood (también menos hortera), que las chicas se disfrazan de princesas y todo es más o menos un montaje, vaya, ya lo sabemos, pero siempre sirven para descubrir algo, alguien. El año pasado, por ejemplo, a la película “La soledad”, una muy digna y naturalísima historia de vidas cruzadas.
http://www.elpais.com/articulo/cultura/soledad/da/sorpresa/lleva/mejor/pelicula/mejor/director/elpepucul/20080204elpepucul_1/Tes
Este año a la salmantina Isabel Ocampo con su corto (yo la había visto en TV comentar “no tengo casa, no tengo un duro, pero tengo nueve cortos”, me pareció tan bonito…) Deberíamos organizar una huelga general para que exhiban los cortometrajes en salas comerciales.
http://www.salamanca24horas.com/noticias/isabel-de-ocampo-gana-el-premio-goya-1193.html

Recuerdo un maestro que tuve muy jovencita que sostenía que los mejores eran siempre los segundos y terceros premios porque el primero era el del “consenso”. Sé, porque ya voy siendo mayor, que ni están todos los que son, ni son todos los que están, que la vida no es justa y menos los concursos, pero a veces, solo a veces, el resultado está bien: da a conocer a quien lo recibe. Además hace ilusión que a uno le nominen, porque es lógico ¿no?
Yo también tuve un premio, un primer premio, me acordé de las palabras de aquel maestro, el teléfono se bloqueó de felicitaciones y nunca me abrazó tanta gente. Tuve tentaciones de creerme “la mejor”. La vida nos hace regalos algunas veces. Como la vida igualmente se encargó de arrancarme esas tentaciones. Hoy casi se me ha olvidado, por eso lo escribo aquí, ahora.


Muy bonito el discurso de la directora de la Academia de Cine, Ángeles González Sinde, que nos recordó las anteriores crisis y comentó que en estas épocas la creatividad permanece, incluso aumenta.
Había escrito algo sobre Penélope y Carme Elías pero me falló la tecla y ya no tengo ganas.
Cierro la reseña con el firme propósito de ir más al cine, hace unos años apenas me perdía alguna española.

CONTADOR DE ENTRADAS: 1.183.

4 comentarios:

Donce dijo...

Ju, es tardísimo y yo aquí como un búho... los Goya los vi a ratitos -hoy no soy capaz de concentrarme en nada- pero sí vi el discurso de la directora de la Academia y tienes razón. También tienes razón en el tema de los cortos, para mí son como la poesía en la literatura.
Y que me quedo con las ganas de saber qué ibas a decir de la "Pene-Lope" (pq de "CarmA" me lo puedo imaginar...) y también de saber más sobre tu premio (si fue por algo escrito ¿lo podrías publicar aquí?). Y que un besito grannnde por ser como eres.

Adu dijo...

De Pene-Lope (je, je... eres guasona tú también) iba a decir que la chica es simpática y no se le ha subido el pavo a la cabeza, pero no me parece, como actriz, para tanto.
Mi premio no fue literario y no sé qué hice con las pruebas del delito.
En cuanto a tu despedida, en fin, gracias a ti por seguirme, por seguirnos, y por atreverte a decir estas cosas tan tan tan.

trilceunlugar dijo...

Adu muchas gracias por tu comentario. Eres muy generosa. Yo también quiero ir más al cine. Ay los premios que ilusión dan. verdad?
Todos los besos.

Adu dijo...

De nada, gracias a ti por tu visita. Me gusta como escribes. Me sonaba a "Rayuela" lo de hoy.
Me gusta también lo de "todos los besos".
Besísimos.