jueves, 18 de diciembre de 2008

TANZANIA, por LF Comendador.



Todo un lujo leer un diario manuscrito en estos tiempos, gracias colegui, mon ami, por darme esta oportunidad.

Se trata de una entretenida y curiosa crónica del viaje a Tanzania vivida por dos amigos, que se dedican a promover escuelas en los mundos donde no hay dios, pero hay dioses.
Es ameno, como no podía esperarse menos del autor, pero además impregnado del personalísimo estilo de Luis Felipe: unas veces ácido, otras sentimental y siempre con la vena cómica dispuesta a emerger. Salpicado de algunos dibujos encantadores y varios poemillas dedicados a su familia.
Una encerrona en un puti-club en la que acaban todos, hasta el chulo, filosofando sobre pedagogía. Niños que acarician para conocer la textura del hombre blanco. Misioneros sin escrúpulos. Paisaje, naturaleza, nativos, insectos, aventuras, polvo, calor.

De toda la historia, me quedo con la luna sonriente, aunque es difícil elegir entre las reflexiones lúcidas, anécdotas divertidas y escenas amables.

4 comentarios:

Donce dijo...

Ay, cómo llamaba él a la luna sonriente? la sonrisa de gato o algo así ¿no?

Debe ser precioso sentir su Tanzania en tus propias manos. ¡¡¡Todo un lujo!!!

(Glups, se me alargaron los dientes y ahora, por tu culpa, arañaré toda la tarima!! grrrrrrr).

Pues te has "quedao" sin beso, hermosa, porque resulta que mi jodía envidia no es nada melosa...

luis felipe comendador dijo...

El placer es mío, amiga, saber que ojos tan lúcidos como los tuyos aprecian el valor [siempre relativo] de unas palabras.

Un fuerte abrazo.

Ariel Luque dijo...

Siempre es un lujo leer algo que salga del interior de Luis. Es gusto inmenso conocerte Adu, ya mismo te enlazo asi el día que suba el ensayo te aviso. Sigamos en contacto. Felices fiestas y año nuevo!!! Un beso enorme Adu.

Ariel.

Adu dijo...

Gracias a los tres. Os contesto uno por uno:
A Donce: si pinchas en la página donde está dibujada la luna puedes leer un trocito, yo no recuerdo como la llamaba, imagino que la luna se asocia a los gatos porque son un poco noctámbulos.
A Luis: el valor siempre es relativo, claro, pero no seas tan modesto. Aquí te expresas sin artificio, por eso me gusta más.
A Ariel: os espero. Suerte.