miércoles, 8 de abril de 2009

Santa semana, fados y paraísos tropicales.

SEMANA SANTA: tiempo de flagelación, sacrificios, buñuelitos, torrijas (lo mejor de todo, sin duda) y folclore supersticioso disfrazado de fe… yo emigro, ¡socorro! Guardadme alguna torrija, por favor.
Me rebelo con añoranzas de cincuentona y os dejo en brazos de los fados que son tristes y trágicos pero lindos (léase lindus).
Dejo a Sinda el honor de que nos explique la etimología de “fado”, a Donce la oportunidad de escoger lo que ella prefiera y sin acentos, a María A. la invitación a que no esté tan callada, a María V. idem que por algo son tocayas, a Marina hola otra vez, a Isabel la oportunidad del reclamo para los varones que nunca dicen ni pío.. lo que os dé la gana, joé, somos libres (¿¿¿¡¡¡…seguro?).

También os remito al blog:

http://arquitecturayurbanismo.blogspot.com

donde podéis encontrar paraísos tropicales vistos de cerca.

BBSS (besos de semana santa).

8 comentarios:

Sinda dijo...

Pues, guapetona, la etimología de "fado" es mu sencilla: es la mismo que en español "hado", del latín fatum, por el carácter fatalista que suelen tener los "fados" (me encantan
en voz de Amalia Rodrigues, o Dulce Pontes).
Qué pena que estéis tan lejos, porque estoy haciendo torrijas para todo el que pase. No sé por qué sólo las hago en esta semana con lo buenas que me salen. Bueno sí lo sé: cada vez que las pruebo pillo dos o tres kilitos.

Isabel Huete dijo...

Ayyyyyyy, con lo que me pierden las torrijas y siempre me da pereza hacerlas. Y es que como las que se hacen en casa no hay ningunas.

Oye, Adu, libertaria, que a mí no me encomiendes trabajitos en estos días que me los pienso pasar tirada a la bartola en un pueblo de La Mancha (Tembleque) que tiene una de las plazas mayores más bonitas y originales de españa. Lo recomiendo si pasáis en algún momento de vuestra life por la Ctra. de Andalucía (km.92).
Los varones no dicen ni pio porque no pueden. ¡Si siempre han llevado ellos la voz cantante! Pues ahora, ajo y agua.
Disfruta, so guapetona.

Donce dijo...

Yo me pillo una torrija de las de Sinda o de las del bar de la esquina -creo que cualquiera de ellas me ayudarán a no pensar en este Madrid pedorro que atrapa como una pegajosa telaraña-
Venga... va, Sinda... cántame algo de Dulce Pontes (que a mí también me encannnta).
Que lo paséis que te cag--ejemmmmm.
Muaaccc

Anónimo dijo...

Con perdón la torrija más que un dulce es un estado de ánimo que se fríe, se le quita el aceite con papel de cocina y se le echa azúcar por encima.

La flagelación con gusto no pica, ni santifica, pero a más de uno le lleva a creer que su fe es la mejor del mundo.
Todos los flagelantes, sean de la religión que sean, miran a Dios acomplejados.

No me gustan las torrijas, y menos los fados, pero es innegable que esta fiesta pagana de la primavera es de lo mejor que tiene esta vida. Más que nada por la alegría que da acabar el invierno y entrar en otros calores, más o menos santos.

Rafael Mtez-Simancas

trilceunlugar dijo...

mira que suerte...

Sinda dijo...

Hay que ver qué buena gente eres, que olvidaste tu casa (blog) por atender la de otros.
BBV (besos de bienvenida)

ybinin dijo...

Look!

Adu dijo...

Queridis todis:
Me encanta vuestra fidelidad. esero poder recompensaros en breve.
BBJL (besos de cuerpo revuelto efecto del cambio horario).